No hay nada que sustituya el cepillado de los dientes para realizar una buena higiene bucodental. Los colutorios son un complemento, sin embargo, no es un producto indispensable.

En este sentido, El Consejo General de Dentistas, alerta sobre el mal uso que se pueda estar dando a estos productos. De hecho ha realizado advertencias públicas a la población, sobre el mal uso gracias a efectos de publicidad.

Este organismo considera que la publicidad que se hace sobre el producto confunde a la población y a la vez la motiva a hacer un uso excesivo de él. Inclusive, instan a que sustituyan el cepillado dental por el colutorio.

De acuerdo a los datos que se manejan en el Libro blanco publicado por el Consejo de Dentistas en 2015, más del 60% de la población usaba el producto para realizar la higiene bucal. Un aumento importante, al compararlo con el 23% reportado en 2010. Lo cual indica que el producto ha tenido una campaña publicitaria exitosa e impactante en la población.

Recuerde contratar siempre el mejor seguro dental para usted y su familia.

La publicidad confunde a la población

De acuerdo a lo que explica el presidente del Consejo General de Dentistas, Óscar Castro Reino, al Correo Farmacéutico, la publicidad que se hace de estos productos es confusa. Así expresa que, “en las consultas estamos viendo que muchos pacientes están utilizando el colutorio como sustituto del cepillado. Cuando en ningún caso debe ser así”.

Por lo que critica los anuncios que pasan por televisión, alusivos a los colutorios. Como por ejemplo los que dicen, son “auténticos desatascadores de tuberías. Cuya potencia es tal, que es capaz de eliminar toda la suciedad adherida a los dientes”.

Asimismo, el experto publicitario destaca la diferencia los enjuagues que se encuentran en las estanterías de las farmacias, de aquellos que es posible encontrar en las grandes superficies. Y enfatiza en que parecen “desatascadores”.

A la población hay que enfatizar sobre la importancia del cepillado básicamente, lo cual también debe ser tarea de los farmacéuticos.  Con los cuales los dentistas tienen contacto directo. El mensaje debe ser, “cepillar los dientes, al menos, dos veces al día, durante dos minutos con pasta dentífrica fluorada. Y después, usar hilo dental o cepillo interdental”.

A la vez añade, que los enjuagues bucales son solo un complemento, pero no son esenciales para realizar la higiene bucodental. En este sentido añade, “Efectivamente, tienen muchos beneficios, pero deben ser utilizados con un consejo profesional. Ya que son específicos para cada situación clínica (infecciones, sensibilidad dentinaria, halitosis, gingivitis, etc.)”.

Por otra parte, coincidiendo con lo expuesto por Oscar astro, El Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Alicante (COEA) advierte que «los colutorios no deben usarse en solitario, sino como complemento a los dos cepillados diarios -como mínimo- con pasta dentífrica fluorada».

Castro también recuerda que las patologías bucodentales, las debe diagnosticar un profesional odontólogo. Por ejemplo, una gingivitis con sangrado, “puede ser un signo de otras enfermedades no diagnosticadas, como podría ser una leucemia o un linfoma”.

Asimismo, añade “…en una periodontitis, si hay afectación de los tejidos de soporte, el problema no se va a solucionar con un colutorio, sino con  tratamientos realizados por un dentista”.

En el mismo contexto, el presidente del Consejo de Dentistas, también insta a fijarse bien en la composición de los colutorios. Algunos contienen clorhexidina, un antiséptico usado en el ámbito de la odontología. Sin embargo, su uso prolongado puede teñir los dientes. Por lo que puede tener la boca sana pero los dientes manchados. Otros contienen alcohol, contraindicado para pacientes con cáncer oral.

Revise ahora los mejores seguros dentales low cost para que haga la mejor elección en el seguro dental de usted y su familia

En la población infantil

Es importante que en la población infantil también se haga entender que los colutorios no sustituyen el cepillado. Pues hay productos específicos para los niños. En estos casos, la precaución debe ser respecto al flúor. Ya que podrían estar expuestos en forma excesiva a la sustancia, que además se encuentra en las aguas de consumo y en los dentífricos.

Estos productos solo deben usarse si su odontólogo lo prescribe, ya que no sustituyen al cepillado. Al usarlos, se siente que la boca está limpia y fresca, pero realmente no lo está.

Posibles efectos adversos de los colutorios

Las instituciones de odontología reconocen que «Es indudable que algunos colutorios tienen efectos beneficiosos para la salud bucodental. Como la reducción del riesgo de caries o la eliminación de placa bacteriana». Sin embargo, la población debe conocer también los efectos adversos de estos productos.

Una consecuencia que es leve, pero es negativa es que a la larga produce el teñido de los dientes. Así como también altera el sentido del gusto de las personas. Pero lo que más preocupa a los odontólogos, es que es posible que enmascare lesiones en la cavidad bucal, que pueden ser graves.

Por tal razón, El Consejo General de Dentistas, insiste en la necesidad de que se aprueba una ley publicitaria. Para evitar  que la población utilice este y otros productos que puedan causar daño a la salud bucodental. Asimismo evitar que utilicen cualquier tipo de producto sanitario sin tener una prescripción médica.

Se debe obligar a que los mensajes que se dan a la población, estén sustentados en resultados y evidencias científicas.

Además, los productos deben incluir en sus indicaciones, las advertencias y precauciones pertinentes. Para que las personas conozcan los posibles efectos adversos que ocasionan estos productos. Así como los riesgos derivados al usar el producto sanitario que se patrocina.

Utilice siempre el mejor comparador de seguros dentales para encontrar la mejor opción de seguro para su familia