El proceso de dentición en bebés, es molesto para los niños y momentos de angustia para los padres. El brote del primer diente en casi todos los niños comienza entre los 5 y 7 meses de edad. Pero puede brotar inclusive a los 3 meses de nacido. Y junto a ello, se presentan también malestar y dolor en las encías.

Síntomas de la dentición en los bebés

El síntoma más evidente es que comienzan a babear en mayor cantidad de lo normal. Como sienten molestia en las encías, comienzan a meterse a la boca todo lo que se les da para agarrar. Sin embargo hay bebés afortunados, que no les resulta dolorosa la dentición.

Mientras que hay otros, lo cual es la mayoría, que se irritan en ciertos momentos del día. O se sienten inquietos mientras dura el proceso de dentición. El malestar les perturba el sueño y la alimentación, e inclusive les provoca llanto. Si esto ocurre consulte al pediatra, él le recomendara algo para aliviar el malestar de su bebe.

Las encías estarán inflamadas y muy sensibles, lo cual le causará dolor al bebé. En algunos casos es posible que suba un poco la temperatura corporal. Sin embargo, el proceso de dentición no debe causar al bebé ni diarrea ni fiebre. Como por lo general aseguran las madres o las abuelas.

Si la fiebre es alta mientras el bebé está en proceso de dentición, es probable que sea otra la causa. Por la cual debe consultar al pediatra.

Recuerde contratar siempre el mejor seguro dental para usted y su familia.

¿Cuándo le deben salir los dientes a los bebés?

Los primeros que verá que salen de sus encías, son los abajo en el centro de las encías. Se conocen como incisivos centrales. Después de cierto tiempo, entre las 4 a 8 semanas siguientes, comienzan a aparecer los dos dientes que se encuentran justo al lado de los incisivos centrales. Uno a cada lado, estos se les llama incisivos inferiores laterales.

Después le deben brotar los molares de leche, que son sus pequeñas muelas que se encuentran hacia atrás en las encías. Con las que se trituran los alimentos y los últimos que brotan son los caninos superiores. Los llamados colmillos, estos son los dientes puntiagudos de “drácula”.

Por lo general, la mayoría de los niños tienen 20 dientes de leche cerca de cumplir los tres años de edad. Pero es posible que tarden más en salir, razón por la cual debe consultar a su pediatra. Pues es posible que tenga la vía de salida obstruida o este saliendo por el lugar equivocado.

También es probable, pero en muy poca proporción, que algunos bebés nazcan con uno o dos dientes. O que inclusive le brote su primer diente en las primeras semanas después de nacer. Lo cual no es motivo para preocuparse. A excepción, de que se aflojen y los ahogue o asfixie, o también que sea un inconveniente para alimentarlos.

¿Cómo aliviar el proceso de dentición en su bebe?

Además de lavar con frecuencia su cara para eliminar el exceso de baba y evitar que se irrite, en este artículo se le dan algunos consejos para que ayude a su bebe a tener una mejor dentadura.

Lo primero que le recomendará su pediatra es frotar las encías de su bebé con el dedo. Asegúrese que esté bien limpio. También es útil una toallita húmeda y fría. Colóquela en el refrigerador un rato y luego pásela por las encías de su bebé. Recuerde lavarla después de usarla y repetir el proceso.

Ofrézcale algún juguete de plástico fuerte y grande para morder. De manera que no se ahogue con él. Hay juguetes especiales como los aros de goma, para que el bebé muerda cuando están en proceso de dentición.

Manténgalos siempre en la nevera mientras el bebé no los esté usando, el frío ayuda a que las encías se adormezcan. Nunca los hierva, es posible que el plástico pierda componentes que intoxiquen al bebé. Ni se los guinde del cuello, lo pueden estrangular.

También son muy útiles las galletas para la dentición, para bebés mayores que consumen alimentos sólidos. Al igual que alimentos fríos. Esté pendiente cuando el bebé rompa y fragmente el alimento, pues existe la probabilidad de que se ahogue y haya peligro de asfixia.

Nunca frote las encías de su bebé con alcohol, no coloque aspirina sobre la salida de los dientes. Y para darle algún medidamente para que alivie el dolor como ibuprofeno, consulte al pediatra. Pues es posible que el bebé sea alérgico a algún medicamento.

Recuerde que no todos los niños son iguales. Lo que es bueno para uno, no siempre lo es para otro.

Tampoco use collares de dentición de ámbar. Facilitan la estrangulación, atragantamiento y asfixia por aspiración, cuando se  desprendan las cuentas de ámbar.

Asimismo, evite ofrecerle geles de dentición y pastillas para la dentición, ya que son inseguros para los bebés.

Revise ahora los mejores seguros dentales low cost para que haga la mejor elección en el seguro dental de usted y su familia

¿Cómo debe cuidar los dientes de su bebé?

Desde que inicia el proceso de dentición y sale el primer diente, se deben cuidar. Para que el bebé disfrute de una buena salud bucodental durante toda su vida.

Algunas madres tienen la creencia que como los dientes de leche se caen no importa que le salgan caries. Pero esto es falso, las caries aceleran la caída de los dientes de leche. Dejando huecos en la dentadura por más tiempo de lo normal. Pues el diente permanente que ocupará su lugar, todavía no le corresponde salir.

Así, los dientes de leche que todavía permanecen en la dentadura del niño, se junten para rellenar el espacio y luego los dientes permanentes se tuerzan y salgan por otro lugar. Pues no encuentran el espacio que le corresponde. Desde allí comienza el proceso de malformación de la dentadura.

Antes de salir el primer diente de leche se deben limpiar las encías con gasa o un pañito limpio y húmedo. También puede cepillaras sin dentífrico, con un cepillo de cerdas suaves para lactantes.

Al salir, cepílleselos con agua y una pequeña cantidad de dentífrico que contenga flúor. No deje que el bebé se duerma con el biberón. La leche o jugo de frutas le pueden causar caries y/o placa dental. Vaya aumentando la cantidad de dentífrico a medida que el niño crezca, que sea capaz de escupirlo. No deje que el niño trague la crema dental, ni que se la coma del tubo. Pues una sobredosis de flúor es peligrosa.

Cuando ya tenga todos sus dientes de leche cepílleselos por lo menos dos veces al día. En especial después de comer. También enseñe al niño a utilizar hilo dental, en especial cuando dos dientes están muy juntos y se tocan entre sí.

Haga que su hijo disfrute la rutina de cepillarse los dientes y usar hilo dental. Deje que le observe mientras usted lo hace para que le imite.

Según recomienda La Asociación Dental Norteamericana (ADA, por sus siglas en inglés) llevar los niños al dentista al cumplir un año de edad, o cuando tenga 6 meses de salir el primer diente de leche. Así será fácil detectar cualquier problema que pueda estar presente en la dentadura del bebé.

Utilice siempre el mejor comparador de seguros dentales para encontrar la mejor opción de seguro para su familia