Valore esta noticia

Los alimentos relacionados con una alimentación saludable, como  zumos envasados, yogures y cereales refinados, en realidad están saturados de azúcares libres. No son especialmente recomendables para lograr una alimentación sana y balanceada. Recuerde que el azúcar es el peor enemigo para tener una dentadura saludable.

Por otro lado, los azúcares añadidos a algunos productos por la industria alimentaria, también están en los medicamentos infantiles. Pero estos no se pueden evitar.

El procedimiento de añadir azúcar a los fármacos ayuda a que los niños les agraden el medicamento. Su sabor los convence más fácilmente para que tomen la medicina. Sin embargo, las consecuencias poco conocidas de esta práctica, hay que considerarlas.

El contenido de azúcar tanto de antibióticos como de analgésicos provoca caries si no se cepillan los dientes Los pediatras recomiendan que los niños no olviden cepillarse los dientes después de tomar medicamentos. De lo contrario, las caries proliferarán en su dentadura.

Recuerde contratar siempre el mejor seguro dental para usted y su familia.

Consecuencias desconocidas de Jarabes y antibióticos en los dientes

Es poco conocido por los padres, la cantidad de azúcar que se  añade a las formulaciones de las medicinas suministradas a los niños. Sin embargo, la Sociedad Española de Odontopediatría (SEOP) sí la conoce.

Por ejemplo, Fluimucil, indicado para disminuir los síntomas de gripe, tiene 4,75gr por cada sobre de 100 miligramos. Lo que equivale a más de la mitad del azúcar que contiene el yogur infantil (8 gr). En el caso del antibiótico Vinzam, medicado en el tratamiento de la otitis o  faringitis, tiene 3,8gr de sacarosa por cada cucharada de 5 mililitros.

Así muchos otros jarabes y antibióticos. Por lo tanto, peligra la salud bucal de su hijo.

El azúcar de los medicamentos tiene más inconvenientes de los que usted sospecha. En relación al tema expone María Jesús Pascal, jefe del servicio de Pediatría del hospital madrileño Vithas Nisa de Aravaca. «El contenido en azúcar de los fármacos puede favorecer tanto la caries dental como la preferencia de los niños hacia los sabores dulces».

Es una razón para tener cautela al momento de administrar los medicamentos a los niños y dárselos solo cuando sea necesario.

El azúcar en jarabes tiene su razón de ser

A pesar de las consecuencias el azúcar que se añade a jarabes y antibióticos pediátricos, tiene su razón de ser. A parte de hacer que los niños traguen con mayor facilidad el jarabe cuanto están prendidos en fiebre, lo cual no es tarea fácil, existen otras razones importantes.

Según María Jesús Pascal, «el azúcar libre se añade para favorecer la palatabilidad de los medicamentos. Ya que hay niños que les cuesta mucho tomarlos en las dosis pautadas”. “…otras veces se hace por dar estabilidad y facilitar la acción de la fórmula química».

Sin embargo, también se presenta un peligro potencial. El sabor dulce puede motivar a los niños a tomarse la botella de jarabe entera a escondidas.

Indica la doctora, que «Siempre que es posible nos decantamos por el fármaco libre de azúcar, el que ha sido formulado con edulcorantes». Además «Hay que entender que los niños tienen problemas para ingerir los medicamentos en pastilla, y por lo tanto tenemos la limitación de que hay que dárselo todo en suspensión, que es donde suele estar el azúcar añadido».

Algunas recomendaciones

  • Paola Beltri, presidenta de la SEOP, advierte que «cuando se consumen medicamentos de este tipo hay que cepillar los dientes como si se tratara de otro producto azucarado».
  • El niño debe ingerir los medicamentos con las comidas principales del día siempre y cuando sea posible. Ya que, según indica la presidenta del SEOP, “…durante el sueño disminuye la producción de saliva, un elemento protector frente a la caries». De noche la higiene bucal es esencial.
  • Los padres no deben llamar golosinas a los fármacos, los niños pueden tomar el jarabe a escondidas
  • Deben guardar los medicamentos en lugar seguro, fuera del alcance de los niños.
  • En caso de que los niños presenten patologías que exigen dieta sin azúcar, recomienda consultar al dentista para que indique pautas de higiene adicionales.
  • Los fármacos azucarados solo son factor de riesgo si después de ingerirlos el niño no se cepilla.

Utilice siempre el mejor comparador de seguros dentales para encontrar la mejor opción de seguro para su familia

También te puede interesar