La lactancia y las caries ¿tienen algo en común?
Nota: 5 de 5 (100%) de (100%) 1 voto[s]

Sabemos que una de las etapas más importantes en la vida es cuando se está bebé. Eso se debe a que en ese periodo de tiempo el pequeño comenzará a adquirir las fortalezas necesarias para su crecimiento. De hecho, la lactancia es parte fundamental en el desarrollo del mismo.

Compara los seguros de Dentales más baratos en tan solo unos minutos

Pero, ¿será que la lactancia a temprana edad es perjudicial para los dientes de estos pequeños?. O más bien ¿resulta en algo positivo?. Para comenzar a aclarar esas dudas es importante que primero se aclare que son las caries y que las producen.

¿Qué son las caries?

Se puede decir que es una enfermedad contagiosa causada por muchos factores. Las caries se logran distinguir ya que destruyen de forma progresiva el tejido dental. Esto podría ocurrir momentos después de la erupción dental.

En el año 2010 se realizaron unas investigaciones sobre la lactancia y sus efectos. Los resultados mostraron que la lactancia ayuda a proteger los dientes ante las caries.

Esta prueba se realizó en niños que fueron alimentados desde su nacimiento hasta los 2 años de edad con la leche materna. En ellos se pudo observar que estaban libres de caries. En cambio, casi un 90% de los pequeños que no se les dio leche de esta clase, si sufrían de esta enfermedad en sus dientes.

Beneficios de la leche materna en los dientes

La leche materna está compuesta por una proteína esencial para tener unos dientes sanos. Dicha proteína se llama caseína, al ser mezclada con el calcio y el fósforo, procede a poner una capa alrededor del diente.

Esa capa se le conoce con el nombre científico de hidroxiapatita, la cual resguarda el diente de la bacteria Estreptococo Mutans. El Estreptococo Mutans se pega del diente con el fin de destruirlo.

Además, la leche materna contribuye a que los pequeños tengan una mejor cavidad oral. Pues cuando hacen los movimientos necesarios para tomar de la leche (succionar, deglutir y respirar) estimulan dicha cavidad. Evitando las maloclusiones dentales.

Causa más común de producción de las caries

Claro, aunque la bacteria Estreptococo Mutans es uno de los mayores causantes de las caries. También lo son los azúcares. Por ello, la sacarosa se reconoce como la azúcar más cariogénica que existe.

Cuando la bacteria entra en contacto o roce con los azúcares que provienen de los alimentos, crea a su vez un ácido. Este ácido se lanza contra los dientes y terminan dañando la capa que estos tienen. Y así se comienzan a producir dichas caries.

Pero, en el caso de la leche materna, esta no tiene lactosa. Es decir, no tiene la azúcar que normalmente tiene la leche. Más bien, es un disacárido hecho de glucosa y galactosa.

La leche materna solo se divide como glucosa y galactosa dentro del intestino delgado. Por ello, la glucosa nunca tiene contacto directo con los dientes y por ende no puede ocasionar ninguna clase de carié.

Si llegara a haber glucosa en la boca del pequeño no es por la lactancia. Sino por algún otro alimento ingerido. Además, la leche materna es la que tiene menor capacidad de producir caries en los dientes.

Todos a luchar contra las caries

Ante los nuevos descubrimientos y tratamientos creados es fácil cuidar la salud bucodental de estos pequeñitos. De allí, que hay muchos profesionales. Y odontólogos que se encarga y responsabilizan de cuidar y resguardar los dientes de los más queridos de la casa.

Por eso, muchos han hecho campañas de concientización y motivacional, con el objetivo de animar a todas las madres a que sigan con la lactancia durante los primeros años de vida de los bebés. De hecho, es una recomendación realizada por la OMS, Organización Mundial de la Salud.

Guía de los profesionales

Como ya se mencionó, muchos profesionales han hecho campañas con el objetivo de mostrar a las madres los beneficios de la lactancia en la salud bucodental de sus pequeños.

Además, estos intentar hacerles ver que hay alimentos que contienen dosis de glucosa, la cual es dañina paro los dientes de los bebés. Por ello, muestran que si los niños consumen azúcares de forma no moderada, eso es totalmente malo para su dentadura.

Por otro lado, proporcionan guía para que estos pequeños tengan una buena salud e higiene bucal. Por ejemplo, el besar a un niño en la boca es perjudicial puesto que se les puede transmitir dicha carie, pues como vimos es una enfermedad contagiosa.

Claro, hay otros medios que parecen insignificantes pero que igual son peligrosos como lo es probar o soplar la cucharilla en la cual el niño comerá. Ahí es precisamente cuando se transmiten las bacterias a la boca de este.

Esos pequeños detalles pueden hacer que los pequeños de la casa sufran en sus dientes de caries y otras posibles enfermedades. Por eso la importancia de tomar en cuenta las sugerencias y guías que ofrecen cada uno de estos profesionales.

Compara los seguros de Dentales más baratos en tan solo unos minutos

También te puede interesar